jueves, 8 de octubre de 2015

Vestido teñido a mano



De natural, garbosa.
En un salto hacia delante con voltereta lateral y pino puente, me he lanzado a teñir a mano un vestido después de coserlo, con el riesgo que esto supone. ¡Y me ha salido bien! Ha sido una combinación de horas investigando la técnica del shibori y la suerte de la principiante. 

El señor oso tiene tos.

Empecemos por el principio. Primero cosí este vestido camisero en algodón blanco de Ikea siguiendo un patrón gratuito. Me ha costado coserlo porque o no he sabido adaptar el patrón a mi talla o, simplemente, no tallaba bien. La mayor dificultad han sido las mangas, pues el largo de hombro me llegaba al brazo pero el resto del cuerpo del patrón estaba en su sitio, así que tuve que modificar las mangas. A esta maravillosa bata de médico, le añadí una cremallera azul marino, a sabiendas de que iba a teñir el vestido del mismo color. La cremallera, que está impecable, procede de alguna prenda vieja de mi tío. Antes de tirar ropa inservible, mi abuela la descuartiza con precisión de cirujano reutilizando botones, cremalleras y todo lo aprovechable. 




El shibori es una técnica japonesa para teñir tejidos creando diferentes dibujos. En este caso, tras haber planchado el vestido previamente para evitar pliegues traicioneros, doblé la tela a lo ancho como un acordeón y teniendo cuidado de que todo quedase en su sitio, que la vista de la cremallera estuviese bien colocada, etc. Una vez hecho esto, até la pieza resultante con una cuerda fina en tramos equidistantes de cinco centímetros de ancho. Cuanto más prieta anudemos la cuerda, más se verá el color original de la tela. Y cuanto más gruesa sea la cuerda, más gruesa será la línea que trace en el dibujo teñido. En este caso, utilicé una cuerda fina y dos presiones: más fuerte en una mitad y menos tensa en la segunda.
Pliegues listos para teñir.


Después seguí las instrucciones de un tinte Coloria de Cebralín. Y sumergí la prenda en un balde con el tinte durante el tiempo recomendado por el fabricante. El siguiente paso es aclarar el tejido y llegar al mágico momento de cortar las cuerditas, desplegar la tela con el corazón palpitando agitadamente y lanzar un suspiro de alivio y un 'yihaaa' de alegría porque el resultado superaba con mucho mis expectativas. 


Aproveché para teñir otra prenda que tendrá unos quince años y que no utilizo porque le color no me sienta bien y el corte es un poco medieval para mi gusto. Aquí quería conservar una parte intacta, para lo que cubrí esa zona (el cuerpo del vestido) con papel film. Y realicé el mismo pliegue que en el otro vestido, pero en diagonal y con una separación mayor de las cuerdas (10 cm). Al sacarlo del balde me gustó el resultado pero, oh dioses, la lié con el secado. No escurrí bien el tinte y colgué el vestido boca abajo, de manera que han caído gotas de tinte húmedo y el cuerpo inmaculado ahora tiene churretes azules. Tampoco conté con que el bordado que lleva no se iba a teñir y el resultado es un vestido que no me gusta y un lino que me he cargado, pudiendo haberlo utilizado para otra cosa. 

Volviendo al vestido que sí ha quedado bien, es curioso ver cómo cambia una prenda en función del estampado. En blanco, me parecía que no debería ajustarla más. Ahora que está teñida de azul, creo que habría quedado mejor si hubiera entallado más el vestido, pero ya no puedo hacerlo porque estaría cambiando el dibujo. ¿Y qué más cuenta la gente por el RUMS de hoy?


33 comentarios:

  1. No conocía esta técnica, te ha quedado muy bien!

    ResponderEliminar
  2. me encanta!!!! yo no lo ajustaría más, es perfecto!

    ResponderEliminar
  3. Jamás me he animado a teñir, por miedo a echarlo a perder. Te quedó super bien, ni para que ajustarlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me ha encantado la experiencia. Te animo a probar con prendas viejas.

      Eliminar
  4. Qué inventos!! Pues sí que te ha quedado bien el dibujo!!
    Me meo con la foto del sr. Oso que tiene tos!! Mil veces mejor el vestido en su versión teñida, está claro!!

    ResponderEliminar
  5. Jsjajaja, me meo con tu entrada!! Lo primero, yo soy del club de tu abuela!!! Jajajaja lo descuartizo toooodo!!! El vestido de doctora...mi marido me mata si lo tiño, qué sexy!!! Pero yo me muero por teñir, estas son las cosas con las que más disfruto!!!! Te queda fantástico!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que reciclarlo todo, está clarísimo. Si ya no vale para que otra persona lo use de nuevo, ¡a descuartizar!

      Eliminar
  6. Que bien te ha quedado!!! Me dan ganas de teñir algo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a por ello, no veas el momentazo de desplegar la prenda para descubrir el resultado.

      Eliminar
  7. Vaya clase magistral! Con las ganas que tengo yo de arriesgar con el tinte, jeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que mi experiencia de colgar sin aclarar bien sirva para que no te pase. :)

      Eliminar
  8. Te ha quedado fenomenal! Además un degradado muy logrado. Mucho mejor el teñido a mano, queda el color mucho más vivo. Si lo hago una segunda vez, aparcaré la pereza y lo haré a mano. El tendido es un rollo, verdad?
    Pero, por favoooor, cómo se te ocurrió teñir esa súper bata de enfermera sexy? Te tienes que hacer otra…

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, vaya éxito ha tenido la bata. Para hacer dibujos va mejor teñir a mano, porque en la lavadora, con las vueltas, se puede desplazar o soltar alguna cuerda o pliegue y el dibujo queda fuera de control. Para teñir de manera uniforme una prenda, mucho mejor la lavadora.

      Eliminar
  9. El shibori es mi tema pendiente, llevo tiempo pineando, pero todavia no me he atrevido a desgraciar una prenda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también he pasado unas buenas sesiones de "pineo" antes de decidirme a dar el paso.

      Eliminar
  10. Pues te ha quedado genial vaya comparación , te ha quedado muy hippie también!

    ResponderEliminar
  11. me gusta como te ha quedado. En casa de mi padres se teñían (y tiñen) jeans, jogging y todo lo que se desgastara pero aún tenía vida útil...Sin embargo, para hacer un vestido batik queda precioso....me gustó mucho. Sólo me quedé pensando...cómo se debe secar la pieza para evitar lo que te pasó en el vestido beige....(aunque a mi me gustó el resultado)....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Neli. Para secar sin accidentes hay que aclarar bien el tinte. Lo que me pasó con esa prenda es que me dió miedo que mientras la aclaraba se tiñera la parte que no quería teñir, pero en realidad esto no pasa porque necesita tiempo para fijarse (ese tiempo que tuvo la gota de tinte mal escurrido secándose al sol).

      Eliminar
  12. Fiu, fiuuuuuuuu. ¡Esa enfermera sepsy al rescate del señor osooooooo! Jajaja XD. Eres la monda. Te ha quedado preciosa, así, teñida. Viva la descuartización de prendas, que siempre aprovechamos todo. Y gracias, guapa, por enseñarnos el intento fallido, que así, si nos animamos a intentarlo, ya estamos advertidas. Muaaaaaaaaaaaak.

    ResponderEliminar
  13. Pero pero perooooooooooooooooooo voltereta hacia atrás y desde un edificio de quince pisos nenaaaaaaaaaaa!!! me encanta!!! eres una genia, lo primero de todo haber cosido el vestido y teñirlo sin saber si iba o no a salir bien, ¿corazón palpitante decías? ¡cómo no se te salió por la boca!!!!! olé tuuuuuuuú!!!!! Yo de pequeña había teñido alguna camiseta con mi madre utilizando este método, viendo tus resultados me han dado ganas de volver a probar... ayyyyyy me ha encantaoooo!!! un besote!

    ResponderEliminar
  14. Me encanta esa técnica, el vestido ha quedado genial; precioso.

    ResponderEliminar
  15. Tarde pero llego. Estoy boquiabierta, cejijunta y babeando por ese curro que te has marcado, uuuuuuuooooooooo!!!!! Tenemos que quedar para teñir, sí o sí. Yo nunca he teñido nada, mi madre me tiñó una vez unos vaqueros y eligió un azul un poco desafortunado, la pobre, me quedaron "azul-obrero de Iberdrola". No me quedó más remedio que usarlos, pero le cogí un poco de manía al teñido.
    Lo dicho.
    Besos

    ResponderEliminar
  16. Qué técnica más interesante! Menudo estrés! :-)

    ResponderEliminar
  17. Me encanta! tengo unas ganas locas de lanzarme con el shibori!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...